• EUR - €
  • +34 910 44 41 01

  • Login
  • Carrito cesta 0
    0

    ARTÍCULOS EN LA CESTA

    Envío a la península: 4,50 €
    TOTAL: 4,50 €
    Envíos gratis para pedidos de más de 50 €
    SEGUIR COMPRANDO
    IR A LA CESTA
Cesta 0
Inicio Blog tag "receta"
  • 12 de julio, 2019

    ¿Os habéis dado cuenta que es imposible comprar un queso crema vegano sin plástico?  Por mucho que buscase no encontraba una alternativa al queso crema, por lo que decidí empezar a hacerlo yo misma.

    Es un "dip" muy fácil de hacer que puede usarse para untar directamente en una tostada o bien servirlo con "crudités". Perfecto para una cena de picoteo de verano o para comer entre horas.

     

    Queso crema vegano

    Tiempo de preparación: 5 minutos

    Conservación: 4 días en recipiente hermético

    Útiles de cocina: Procesador de alimentos

     

    Ingredientes:

    - 200 gramos de anacardos crudos (previamente remojados entre 3 y 4 horas)

    - Zumo de 1/2 limón

    - 1/2 cucharadita de mostaza amarilla en polvo

    - 1 cucharada de levadura nutricional

    - 1 pizca de sal

    - Pimienta negra en polvo al gusto

    - 1 diente de ajo

    - 150ml de agua

     

    Preparación:

    Primero pon los anacardos en remojo en agua templada durante 3 o 4 horas, para que absorban agua, se ablanden y sea más fácil triturarlos.

    Una vez escurridos los anacardos coloca todos los ingredientes en el procesador de alimentos y bátelos hasta conseguir la textura de un queso crema. Para la máquina de vez en cuando y con una cuchara devuelve al centro el queso que se haya pegado en las paredes del procesador, luego vuelve a batir.

    Si quieres conseguir una textura más líquida simplemente añade un poquito más de agua.

     

    Consejo Zero Waste: El queso crema es perfecto para acompañar con distintos toppings crujientes, como por ejemplo: rabanitos, espárragos salteados o champiñones al horno.

    En este caso he utilizado los rabanitos y quería daros un consejo: ¡No tiréis las hojas! Se pueden utilizar de muchas formas y además son muy saludables: ayudan a mejorar la digestión, a combatir el estreñimiento, ayudan a eliminar toxinas y tienen propiedades antiinflamatorias.

    Pueden utilizarse directamente en ensalada, en cremas de verduras o añadirlas a zumos y batidos. 

    Acuérdate de buscar cómo puedes utilizar parte de un alimento que pueda parecerte incomestible y seguro que podrás encontrarle uso logrando que no sea desechado.

     

    Los ingredientes utilizados en esta receta son: